El Oboe: Montaje, desmontaje y limpieza

Escrito por Sergio Jerez 05/04/2016 0 Comentario(s) 2011,

 

El oboe es un instrumento difícil, para qué negarlo. Pero la primera dificultad a la que se enfrenta el oboísta principiante al montar un oboe Marigaux, Rigoutat, Lorée (si tienen suerte de permitirse uno de ésta categoría) es ensamblar sus cuerpos sin dañar el mecanismo.

El conglomerado de llaves de un oboe asusta a cualquier persona que se acerque a él con la intención de montarlo.  Realmente montar un oboe es simple, únicamente hay que tener ciertas precauciones y sobre todo acostumbrarse a montar el oboe con total naturalidad y tranquilidad, sin ofrecer un esfuerzo innecesario sobre el mecanismo.

Primero  coge el cuerpo superior sujetándolo con la palma de la mano en la parte trasera del cuerpo. Con el dedo índice presiona para cerrar la llave de Si, con el dedo corazón tapa la cazoleta de La y con el dedo anular la de Sol. Cerrando estas tres llaves, el cuerpo superior se protege de un posible daño por doblado.

Aplica una pequeña cantidad de grasa de corcho sobre la espiga del oboe asegurándote que repartes dicha grasa por todo el perímetro. Una vez hecho,  nos dispondremos a coger el cuerpo inferior del oboe. Sujétalo  por la parte inferior del cuerpo. Con el dedo pulgar de la mano derecha (si eres diestro es más cómodo) baja la cazoleta de la zapatilla de Si y Do del oboe. Acerca los dos cuerpos , introduce  la espiga del cuerpo superior en la cuenca del cuerpo inferior hasta que recorra un tercio de su ancho, finalizando con un pequeño giro de un cuarto de vuelta hasta posicionar las bases de las patillas de la llave de Fa# y trinos de Do# y Re bajo sus correspondientes enlaces  del cuerpo superior. Parece difícil y, es más, es difícil de explicarlo sin tener el oboe cerca de  vuestra pantalla del ordenador.

Una  vez montado el cuerpo superior y el cuerpo inferior del oboe, disponte a ensamblar la campana.  Hay oboe profesionales como los de las marcas de  Marigaux, Lorée o Rigoutat que en  la campana tienen dos zapatillas –la de Si b y una pequeña que sirve de resonancia-. Un poco más debajo de la zapatilla de Sib encontrarás una pequeña patilla. Sujéta esa patilla y la zapatilla de Si b bajándolas hasta que la zapatilla cierre su correspondiente oído.  Con ello conseguimos que las piezas que enlazan con el cuerpo inferior del oboe se levanten y nos permitan ensamblar completamente el oboe sin riesgo a doblar ninguna llave.
Como reconozco que explicar un montaje del oboe no es nada fácil sin un material visual, os he preparado un capítulo de BricoMúsicos donde podéis ver qué fácil es realizarlo.


Espero que os guste y… nos vemos en el siguiente Post.

 

Deja tu comentario